La Biblia del Oso

La Biblia del Oso es la primera traducción completa que se hizo de la Biblia al castellano a partir del griego y del hebreo. Su nombre viene de que en la portada había un oso cogiendo un panal de miel, dado que se quería evitar iconos religiosos porque en aquella época estaba prohibida la traducción a lenguas vulgares. Hasta entonces (1569) no había sido posible para el pueblo acceder al libro sagrado. Casiodoro de la Reina es el fraile protestante que se encargó de la traducción. Huyó de España con un grupo de monjes y se estableció en Ginebra, posteriormente se estableció en Londres, donde se fundó la primera iglesia en habla castellana de Gran Bretaña. Más tarde vivió en los Países Bajos, donde comenzó su labor traductora.

 

CASIODORO DE REINA (1520-1594)

Casiodoro de Reina
Casiodoro de Reina
Orígenes

Parece ser, según las actas del auto de fe celebrado en Sevilla en 1562, que Casiodoro de Reina (1520-1594) era natural de Montemolín, municipio de la provincia de Badajoz.

Sin embargo, el mismo Casiodoro en una Biblia dedicada al ayuntamiento de Francfort, se autodenomina “Cassiodorus Reinius Hispanus Hispalensis”, esto es, español de Sevilla. Tal vez Casiodoro se identificó con esta ciudad debido a los años y experiencias que, como luego veremos vivió en ella.

Fraile jerónimo

Casiodoro había ingresado en el monasterio jerónimo de San Isidoro del Campo en Sevilla; este convento se había transformado en un foco de “luteranismo”, hasta el punto de atraer sobre sí la atención de la Inquisición. El Nuevo Testamento de Juan Pérez de Pineda y otras obras protestantes, traídas de contrabando por el valeroso Julianillo Hernández, eran el alimento cotidiano de los frailes de aquel convento.

Huida a Francfort

De hecho, Casiodoro se había transformado en el guía espiritual de aquel lugar e incluso del grupo seglar simpatizante de las doctrinas de la Reforma en la ciudad de Sevilla. Pero ante la represión desatada que culmina con el auto de fe de 1559, Casiodoro y otros compañeros, entre los que estará Cipriano de Valera, huyen a Ginebra.

Sin embargo, lo que ve en Ginebra no es de su agrado: la condena de Servet y la rigidez imperante le llegan a hacer decir que Ginebra se ha convertido en una nueva Roma, tras lo cual decide marcharse a Francfort, uniéndose a la iglesia de habla francesa.

En Inglaterra

Cuando Isabel I asciende al trono de Inglaterra, Casiodoro se encamina hacia allá, encontrándose a otros españoles que huyen de la persecución en España y siendo elegido pastor de la congregación de habla española. En 1562 solicita a la reina se les conceda el uso de una iglesia para sus cultos, petición que será atendida, pues se les concede el uso de la iglesia de Santa María de Hargs.

Julianillo Hernández entregando literatura prohibida
Julianillo Hernández entrega literatura protestante

Traducción de la Biblia

Es durante su estancia en Inglaterra que comienza su trabajo para la traducción de la Biblia en lengua castellana, haciendo indagaciones incluso acerca de un impresor dispuesto a asumir los riesgos de dicha empresa. Ante las maquinaciones de Felipe II y las querellas de que es objeto en Inglaterra por parte de los dirigentes de la congregación de habla francesa, Casiodoro vuelve al continente a la ciudad de Amberes. Tras un breve período, vuelve otra vez a la ciudad que le dio asilo cuando salió de España: Francfort.

La Biblia del Oso
Portada de la Biblia del Oso

Aquí de nuevo reanuda sus trabajos sobre la traducción de la Biblia al castellano, terminando todo el Antiguo Testamento en 1567. En Basilea traduce el Nuevo Testamento e imprime la Biblia entera en 1569; se trata de la primera traducción de la Biblia al castellano a partir del hebreo y del griego. La financiación de esta Biblia, llamada del Oso por el dibujo que en ella aparece, fue posible, además de a su propio esfuerzo y dinero, al legado que le dejara para este fin Juan Pérez de Pineda, traductor de un Nuevo Testamento unos años antes, y a la ayuda de sus amigos de Francfort. Precisamente esta ciudad le concede la ciudadanía en 1573.

Legitimidad de la traducción

Decir que Casiodoro de Reina es un convencido de la necesidad de que la Biblia esté al alcance del pueblo, es decir una obviedad. Cuando sus enemigos aluden al abuso que se puede cometer por el mal uso de las Escrituras en lengua vernácula, Casiodoro replica que sería como si:

“El rey o el príncipe, que porque ay muchos que usan mal del pan, del agua o del vino, del fuego, de la luz, y de las otras cosas necessarias a la vida humana, o las prohibiese del todo, o hiziese del estanco de ellas que no diessen si no muy caras, y con grande escasseza.”

Obra maestra

Doce años, según él mismo nos dice le llevó terminar esta obra, para la cual hasta un autor tan anti-protestante como Menéndez Pelayo tiene palabras de alabanza y honor.

Juan 1:1-11 en la Biblia del Oso

Autor peligroso

Casiodoro murió en Francfort en 1594. La Inquisición lo quemó en efigie en el auto de fe celebrado en Sevilla en 1562 y sus escritos fueron puestos en el Índice de Libros Prohibidos.

Fuente: http://www.proel.org/

Pin It

Los Comentarios están Cerrados