Antes era indeciso ahora no se

Tomar decisiones es una de las tareas más difíciles, los que tenemos el privilegio de ser Padres, estamos siempre expuestos a tener que disipar muchas de ellas diariamente, los hijos ni se imaginan que si para ellos es difícil decidir, para nosotros es más.
Si Dios hubiese dejado todo a nuestro alcance en cuanto a nuestras decisiones, entonces qué sentido tendría obedecer a sus mandamientos. Es por ello que surgen preguntas como:” Que es lo que quiere Dios para mi vida”, “Sera esta su voluntad para mí”.
En este nuevo lenguaje evangélico, ha aparecido una palabra llamada “Rhema”, es decir “la Palabra que nos revela su voluntad de manera directa·. Cuando María recibió la visita del ángel, él le trajo el ‘rhema’ de Dios. Por eso María pudo decir: “Hágase conmigo conforme tu palabra (rhema)” (Lc. 1:38). Dios le había hablado a ella específicamente. Ahora no siempre ocurre así, nosotros hemos sido llamados para cumplir y obedecer la Palabra de Dios:
“Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre”. (1 Juan 2:17), en palabras sencillas “Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal”. (1 Pedro 3:17)
No es un secreto ni mucho menos la última revelación que Dios me dio, lo que te comparto aquí, léelo con mucha atención:
“Ustedes ya conocen las instrucciones que les dimos con la autoridad que recibimos del Señor Jesús. Dios quiere que ustedes vivan consagrados a él, que no tengan relaciones sexuales prohibidas, y que cada uno de ustedes sepa controlar su propio cuerpo, como algo sagrado y digno de respeto. Deben dominar sus malos deseos sexuales, y no portarse como los que no creen en Dios. No deben engañar a los demás miembros de la iglesia, ni aprovecharse de ellos. Ya les hemos advertido que el Señor castigará duramente a los que se comporten así. Porque Dios no nos ha llamado a seguir pecando, sino a vivir una vida santa. Por eso, el que rechaza esta enseñanza no nos está rechazando a nosotros, sino a Dios mismo, que les ha dado a ustedes su Espíritu Santo”. (1 Tesalonicenses 4.3-8)
Su Palabra es todo lo que necesitas si quieres que te vaya bien a ti y a tu descendencia, y puedas tomar decisiones correctas…
“Él sabe todo acerca de ti, conoce cuando te sientas y cuando te levantas, y aunque pienses que estás lejos, Él puede leer tus pensamientos más profundos.
Dios te tiene rodeado con Su amor, así que no tengas miedo: estás bajo Su control“. (Salmos 139: 1-5
Un abrazo desde
radiorescate316el-indeciso

Pin It

Los Comentarios están Cerrados