Aprovechando las Vacaciones

Rev. Andrés Casanueva – Pastor Anglicano

Muchas veces me preguntan ¿Por qué soy tan crítico frente al Estado (más allá del Gobierno de turno)?. Mi respuesta es que en tiempos de laxitud moral, donde creer o no creer, actuar correctamente o no hacerlo, tratar a las personas igual o peor que a los animales, dar el mismo valor a la libertad responsable que al libertinaje individual, esforzarse por salir adelante que enriquecerse a costa de la explotación de los demás, establecer prioridades comunes que imponer agendas partidistas, reconocer los legítimos derechos de cada individuo que beneficiar a ciertos grupos afines, promover la dignidad intrínseca del ser humano que tomar la vida de aquellos que aun no han siquiera respirado, luchar por la igualdad de oportunidades que gobernar prometiendo bienestar común pero “apitutando” a los cercanos, etc., es cuando debemos levantar la voz, pues sabemos que todo eso no da lo mismo.

Aprovechando las vacaciones familiares, mire a sus hijos y pregúntese ¿qué tipo de patria quiere para ellos?. Porque a fin de cuentas cada uno de nosotros tiene responsabilidad si dejamos al país al borde del abandono, donde desalmados con o sin razones, siguen destruyendo todo lo que está a nuestro alrededor.

Ha sido loable la labor de las policías, bomberos y todos los voluntarios dispuestos al sacrificio, paradefender lo que aun se pueda rescatar. Parece ser que nuestra tierra necesita una generación de voluntarios dispuestos a marchar para apagar ese incendio que se sigue extendiendo y que tiene a pirómanos por todos conocidos, que no trepidan en encender un fosforo en un matorral o en la conciencia de un niño, no midiendo las consecuencias o no importándoles las mismas.

En el caso de nosotros los cristianos, desde el inicio de la iglesia Dios nos ha visto como aquellos voluntarios que leyendo los tiempos, toman su cruz, se niegan a sí mismos y siguen al Señor en rescate de los que aun se puedan salvar. La Biblia deja en claro que no se nos permite una posición neutral: “El que no está conmigo está contra mi”. La neutralidad es un mito, y el compromiso desde la iglesia con Dios nos hace tomar un compromiso a favor de las personas, no para pedir fuego del cielo, sino para rescatar de éste a los que en estos tiempos podamos, pero sabedores que nuestra actitud no será entendida.

Un autor decía "Siempre que la iglesia es verdaderamente fiel a las Escrituras, es vista como enemiga del Estado”; sobre todo si es un Estado que sigue adelante con todo aquello que destruye los principios fundamentales de la Palabra de Dios.

Pin It

Los Comentarios están Cerrados