Burla a la libertad

Rev. Andrés Casanueva – Consejo de Pastores

Hace dos años en una columna expresé que la promesa de educación gratis – la mayor de la actual administración – tendría costos para todos. No me refería sólo a que en realidad gratis no sería, pues alguien pagaría, sino a que habría un costo mucho más elevado, pues quienes pregonaban educación gratis, llevaban además “otras ideas” cuyo costo sería mucho mayor.

Lo paradigmático es que siendo mayoría en las Cámaras esta administración podría haber llevado adelante sus propuestas principales, pero han optado por aprobar las secundarias; para ellos las urgentes y necesarias, como aborto, unión de parejas del mismo sexo, legalización de drogas, etc. Veo el inicio de lo que deberemos enfrentar pronto: la destrucción de nuestra cosmovisión. A ello se destina tiempo, recursos y esfuerzos.

Y las cuestiones de verdad urgentes, que tienen la vida de personas en vilo no sólo no se han resuelto sino que se han frenado o retrocedido con esta administración. Por ejemplo en esta región la lista de espera en el sistema público de salud de pacientes con diversos tipos de cáncer suma más de 900 casos en el último año y medio, y al ritmo actual no se logrará solucionar en años; eso si no añadimos los que se seguirán sumando. Muchos morirán por falta de atención.

Resolver las demandas históricas del Pueblo Mapuche es urgente, como así también enfrentar la situación de inseguridad en las zonas rurales o los ataques a transportistas. Pero la señora Presidenta no tiene tiempo para venir a la región, aunque sí para recibir a actores visitantes o a laureados futbolistas.

Al oír a los presidentes de ambas Cámaras acerca de sus esfuerzos para mantener la estabilidad política, vemos que no enfrentan la básica desigualdad: siguen ganando 90 veces más que un esforzado pero “simple trabajador”.

De verdad resulta vergonzoso reconocer que gran parte de nuestra casta política sigue las huellas de los largíssimi promisores, vaníssimi exhibitores de la raza humana, aquellos que son muy generosos al prometer, pero que suelen mostrar resultados pobres.

La insistencia en que todo lo que se está llevando adelante en términos de reformas beneficiará la calidad de vida y la libertad de cada chileno, no tiene sustento moral, pues como decía Gandhi “La causa de la libertad se convierte en una burla si el precio a pagar es la destrucción de quienes deberían disfrutar la libertad”.

Por ello la Biblia nos llama a cuidarnos de los lobos disfrazados de ovejas que sólo intentan destruir y engañar. Espero que lo tengamos presente en las próximas elecciones.

Pin It

Los Comentarios están Cerrados