Ceguera cognitiva

Rev. Andrés Casanueva – Consejo de Pastores

Lo que se conoce como ceguera cognitiva, es “cuando no vemos, no entendemos” lo que está pasando, y cuando la situación nos arrastra, ya es muy tarde y no podemos hacer nada. Hace algunos años, nos recordaba un panelista de ENELA esta semana, que momentos antes de producirse el tsunami en Indonesia, los animales corrieron en dirección contraria a la ola.

Pero las personas vieron sólo una línea blanca en el horizonte; no vieron cómo el mar venía y no entendieron lo que pasaba, y cuando se dieron cuenta, ya era demasiado tarde. Murieron más de trecientas mil personas.

Eso es justamente lo que está pasando con algunas de las leyes que nuestro congreso está llevando adelante. Me refiero específicamente a la aprobación de legislar a favor del aborto, por parte de la Comisión de Salud. Y por favor, no sigan mintiendo al decir que sólo es la “idea” de legislar, puesto que en realidad ya sabemos que van a aprobar el aborto; o que son tres causales, porque todos sabemos que es sólo el inicio.

Además, decir que hubo disposición a oír a todos los sectores es una hipocresía. Primero porque cuando las organizaciones pro vida presentarían sus planteamientos, los honorables simplemente no se presentaron. En segundo lugar, porque ninguno de los lados cambió su postura inicial, y no porque no hubiesen sido argumentos sólidos los presentados por quienes fueron “invitados” a la Comisión, sino porque desde el principio los miembros de la Comisión tenían su decisión tomada. Entonces lo dedicado a estas “discusiones” fue una pérdida de tiempo y una tomada de pelo a toda la ciudadanía.

No fue un diálogo real, sino un monólogo grupal, porque en ninguno de los dos existió desde el principio la disposición a oír, y estar abierto a cambiar su postura, sino a decir e imponer la suya propia. Y dicho sea de paso, al parecer es similar en todas las comisiones que funcionanen nuestro Congreso.

banner3red

Y más grave es en el bloque oficialista, donde aun siguen insistiendo con que el aborto es optar por la vida. ¿Se podrá creer sus discursos de respeto a la vida, cuando en realidad pueden eliminar la existencia de sus propios hijos?. Sus palabras no son fiables, no actúan con coherencia, y por tanto no es de extrañar que la ciudadanía no le crea a la clase política.

Nuestro país está alejadísimo de Dios, hemos perdido el rumbo, y cada uno hace lo que bien le parece. Ni los honorables quieren ni la sociedad logra ver el peligro de la ola que se viene encima, y cuando nos demos cuenta, será demasiado tarde, pues habrán muerto muchos.

Pin It

Los Comentarios están Cerrados