Cobardía y Engaños

Rev. Andrés Casanueva

Finalmente se aprobó por parte de la comisión de Salud del Parlamento las tres causales que despenalizan el aborto. Pero como todos sabemos, y por favor no nos hagamos los lesos ni nos engañemos a nosotros mismos, esto sólo es el inicio que tarde o temprano despenalizará el aborto en todas sus formas, creando una verdadera industria como lo es actualmente en varios países “avanzados”. ¿Por qué? Porque el ser humano tiende de manera natural a correr todos los cercos, por razones egoístas que poco tienen que ver con el interés común.

Sobre esta temática quisiera referirme ahora sólo a dos de los parlamentarios miembros de dicha comisión. ¿por qué? Porque ellos representan a nuestra región y son miembros de un partido que se exhibe como fundado en los valores cristianos. Evidentemente los de otros partidos ni vale la pena mencionarlos.

Me refiero a los señores Saffirio y Chain. Según una definición académica “cobarde es aquella persona que perjudica o hace daño de forma encubierta por carecer de valor”. En tanto que “mentiroso es aquel engañoso o que lleva al engaño”.

Quiero explicar con un argumento ético sencillo mis duras palabras: sólo un cobarde y que no tiene honor podría permitir o apoyar que se ataque o elimine a un ser inocente y que no tiene ninguna forma de defenderse; en tanto que quien se presenta como defensor de la vida y los derechos humanos, pero no lucha por el más elemental de ellos, y desde su cómoda testera plantea la dignidad de la vida humana como algo relativo; la elección personal por sobre la oportunidad de dar un respiro vital; el ignominioso asesinato como una eufemística “interrupción” (solo se interrumpe algo que luego puede continuar); usa el nombre de los valores cristianos como base de su postura política, y tranza ahora lo que antes se supone defendió – al menos en palabras – es un falaz pusilánime indigno de respeto.

Las palabras de estos señores tienen el mismo peso pueril de sus propias vidas, y más temprano que tarde a los ojos de Dios serán cómplices de un genocidio silencioso.

Finalmente, el equilibrio no está como lo dijo Chain “entre hacerse cargo de la situación de las mujeres en estas tres causales y también en resguardar el derecho del que está por nacer”. El verdadero equilibrio está entre los que asesinaron ayer y los que asesinarán mañana: ambos sin cargo de conciencia y avalados por la ley. Y como vimos en Dictadura, la ley no es sinónimo de un actuar moral, por mucho que se argumente a favor de los “derechos” de quienes sí pueden ejercerlos.

Pin It

Los Comentarios están Cerrados