Cristianos subversivos

Rev. Andrés Casanueva – Consejo de Pastores

Richard Foster cita una historia judía acerca de un pequeño niño que se acerca a un profeta y le dice “¿Te das cuenta de que has estado profetizando durante quince años, y las cosas siguen igual? ¿Por qué lo sigues haciendo?”. Y el profeta le responde: “Lo que tú no sabes pequeño, es que no estoy profetizando para cambiar el mundo, sino para evitar que el mundo me cambie a mi”.

El rol profético de la iglesia cristiana se basa no tanto en futurizar las cosas que vendrán, como en denunciar lo que va en contra de la sana relación del hombre con su Creador, así como entre los mismos seres humanos. Seguir clamando por un arrepentimiento genuino desde un camino autodestructivo, es y seguirá siendo nuestra tarea. Nuestra voz alzada en medio de los oídos sordos, evitará que el mundo nos cambie. El milagro de ser luz en medio de la oscuridad se debe a la presencia del Espíritu de Dios en quienes somos sus hijos.

Banner  Red Evangelica

Por cierto que para muchos es una locura; a veces personas me preguntan porqué los cristianos seguimos resistiendo los cambios que queramos o no se nos vienen, pues es la tendencia de los tiempos, del mundo en que vivimos. Todos sabemos que se sobrepasan los límites de una sana convivencia, creyendo ilusamente que la “bondadosa naturaleza humana” se impondrá. Pero en su lugar lo que vemos es la promoción de violencia, delincuencia, muerte, libertinaje y libertades sin límites, falta de responsabilidad, exceso de hedonismo, etc.

Finalmente y frente a las decisiones socialmente aceptadas y legalmente establecidas, pero no moralmente correctas, es que los cristianos nos iremos convirtiendo más y más en subversivos, porque no nos conformamos viendo cómo las cosas pasan, sin hacer nada.

Yancey dice que resistir requiere un espíritu subversivo. El cristiano en este mundo cultiva un espíritu subversivo, que si bien no usa la violencia para resistir, tampoco permite que las cosas simplemente pasen. Ello ha permitido que la iglesia se mantenga por mas de dos mil años, enfrentando la lucha constante que la ha tratado de destruir.

Esa es la historia de la iglesia cristiana, a quienes desde los primeros años se les definió como aquellos que trastornan el mundo. No aspiramos a cambiar el mundo con nuestras fuerzas, pero basado en la relación personal que tenemos con nuestro Creador, sabemos que el mundo no nos cambiará a nosotros.

Ante las leyes que se establezcan en este país, subversivamente no las podremos acatar, puesto que como dice la Biblia, nos es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.

Pin It

Los Comentarios están Cerrados