Jesuitas en Chile

En la mitad del siglo XVI, cuando la Reforma se había afectado a la Iglesia Católica en muchas partes de Europa, un noble español llamado Ignacio de Loyola cayó bajo condena por haber desperdiciado su vida. En conversación con amigos concibió una nueva sociedad para contrarrestar a los protestantes. Además de los votos monásticos habituales de pobreza, castidad y obediencia, sus miembros se comprometerían una obediencia absoluta al Papa y organizarían para la acción. El Papa Paulo III aprobó formalmente la Compañía de Jesús (Jesuitas) el 27 de septiembre 1540 en la Bula ecclesiae Regimini militantis. Originalmente se restringió su fin a sesenta miembros, pero al ver su efectividad pronto levantó esa restricción. Los esfuerzos iniciales se centraron en la sociedad, los problemas provocados por la reforma, renacimiento, la mejora de la educación, y la expansión misionera de la iglesia.

HISTORIA
Desde Italia  llegaron a Chile en 1593 y su labor se dedicó en primer lugar a la educación de todos los grupos sociales y a la evangelización de los indígenas del país.

En el año 1767, fueron expulsados de los dominios del Rey de España. Esta medida se debió en parte al gran movimiento liberal y anticatólico que se desarrolló en Europa, dirigido por algunos escritores como Rousseau, Voltaire y otros y con cuya propaganda se contagiaron los reyes y sus ministros.

La mayor parte de los 181 jesuitas chilenos que partieron al exilio se refugiaron en Italia, donde prosiguieron su labor cultural y religiosa. Finalmente regresaron en 1816 a Chile.

 

 

Pin It

Los Comentarios están Cerrados