Joel Olmos, candidato a concejal La Cisterna

j2

Entrevista a Joel Olmos, candidato a concejal por la comuna de La Cisterna.

Joel tiene 34 años, de profesión Ingeniero Civil Industrial de la Universidad de Chile, actualmente se desempeña como director de proyectos de la Fundación Enlace, en la Universidad fue dirigente estudiantil siendo senador universitario en plenas movilizaciones del 2011. Joel es de la generación de que fueron las primeras personas en su familia en alcanzar estudios superiores, de una familia de esfuerzo con su madre

que enviudo cuando Joel tenía 11 años, siendo el mayor de dos hermanos vio en la vida un lugar de reivindicación, luchas y esperanzas, en la cual su fe en Jesús fue un motor relevante. Este domingo 23 estará en otro desafío importante en su vida, es candidato a Concejal en La Cisterna, y aquí nos cuenta en exclusiva para redevangélica.cl, sus planes, desafíos y convicciones.

¿Qué es lo que te impulso a dedicarte en la política?

Cuando entré a la Universidad participé en el Grupo Bíblico Universitario (GBU), donde progresivamente me fui involucrando en el centro de estudiantes y comencé a ser consciente de la violencia con que el sistema económico imperante destruye la vida de las personas y las reduce a máquinas funcionales a la reproducción de la desigualdad, despojándolas de su dignidad y valor como seres humanos. Entonces comencé a entender mi vocación de fe y mi formación profesional al servicio de la transformación social, pero como una expresión más de amor al prójimo que

como cristianos profesamos. Así seguí desarrollando ambas vocaciones durante mi estadía universitaria mientras trabajaba también en organizaciones sociales con una propuesta más transversal.

Al salir de la universidad comencé a involucrarme con proyectos de intervención territorial con juntas de vecinos, clubes deportivos y otros que me llevaron a trabajar mi vocación política también a nivel local comunal, siendo testigo de la indiferencia municipal ante las necesidades de los más postergados de la comuna, y por tanto, nuestro deber como cristianos de involucrarnos para cambiar las condiciones de vida de nuestras distintos espacios, movidos por nuestra fe.

¿Cuáles crees que es el lugar de los evangélicos hoy en la Política?

Hoy la política está totalmente desprestigiada, debido a los grandes abusos de que la Concertación y la Derecha han sido parte los últimos 30 años. Eso ha tenido un efecto también en la articulación y tejido social, donde mucha gente reproduce la desconfianza y el individualismo como paradigma relacional dentro de las comunidades y barrios.

Por ello como cristianos y evangélicos tenemos el deber de denunciar la hipocresía con que el poder económico somete al político para perpetuar los privilegios de una pequeña parte de la población que no desea que nada cambie. Por ello debemos reivindicar la ética de la política a través de una participación comunitaria, activa, crítica y consciente tanto en el servicio público profesional, como también los cargos de elección popular que podamos disputar en beneficio de la comunidad.

¿Qué desafíos ve que desde la fe debemos enfrentar en el actual escenario social y político en Chile?

Dar testimonio de nuestra fe, el pueblo evangélico debiera ser considerado un aporte, más allá de las consignas, al desarrollo social de Chile, convirtiéndonos en un referente de ética y de defensa de los derechos de las chilenas y chilenos más vulnerables que hoy sufren distintas expresiones de postergación y exclusión social. Ello solo será posible en la medida que las iglesias evangélicas logren niveles de unidad y cohesión

coherentes con su espíritu unitario, abandonando falsos dogmatismos para establecer un diálogo entre ellas y hacia las comunidades de su entorno, para mostrar que a pesar de pertenecer a comunidades distintas, somos una sola iglesia al servicio de una

sola gran comunidad.

¿Y Cuáles son tus propuestas paras las Iglesias Evangélicas?

Fortalecer el trabajo conjunto entre las iglesias evangélicas, que les permita insertarse de mejor manera en la comunidad en la que se encuentran insertas, para ayudarlas a resolver sus problemas sociales más sentidos. Entre ellos los generados por la violencia social que hoy sufren los sectores más postergados de la población que ven vulnerados sus derechos sociales más básicos. Las iglesias hoy entregan mucho a sus comunidades, algunas desarrollando programas y proyectos sociales relevantes. Sin embargo tendría un mayor impacto hacernos cargo en conjunto de ellos para

fortalecer las vinculaciones entre nuestras comunidades de fe, para potenciar nuestro rol de servicio y transformación. También podemos articular una agenda de trabajo conjunto para apoyar el trabajo de los profesores de religión de los colegios, de manera de apoyarles metodológicamente

y a través de contenidos que les permitan mejorar su labor, pero también vincular a los estudiantes y sus familias a sus barrios de origen, para generar más iniciativas de desarrollo social con los colegios aledaños a las comunidades desde una perspectiva de inclusión social y respeto de la multiculturalidad y diversidad propia de nuestras poblaciones.

Además, planteo apoyo para la resolución y gestión de temas más domésticos, tales como los proyectos de obtención de personalidad jurídica, regularización de construcciones, resolución de conflictos por temas de ruidos y otros también más locales, pero que pueden aprovecharse para constituir organizaciones sociales desde las mismas iglesias para gestionar proyectos gubernamentales y fortalecer su inserción social en sus comunidades. Todo con autonomía del poder político para evitar la instrumentalización del mundo cristiano al servicio de un color particular, sino una relación de colaboración con el estado.

Finalmente, cuál es tu llamado para los hermanos y hermanas en La Cisterna Que participen en las organizaciones sociales de sus territorios, en especial juntas de vecinos, clubes deportivos, centros culturales y otras agrupaciones para que seamos conocidos como un verdadero aporte al desarrollo de la vida comunitaria, y un fiel y genuino reflejo del amor de Dios hacia todas las personas, en especial a las que no le conocen.

Ver más en Joel Olmos

Pin It

Los Comentarios están Cerrados