Los excluídos del Reino

Tenemos en el Evangelio de Lucas una expresión universal del reino de Dios, donde su mensaje y atención se va centrando a través de todo el libro en aquellos marginados sociales, ya sean pobres y mendigos, o bien aquellos ricos adinerados odiados de clase alta.

La salvación del hombre que está atrapada en ritos y cumplimientos legalistas por las órdenes religiosas imperantes en ese tiempo (fariseos y saduceos, principalmente) no deja que el hombre común, el pecador se acerque a los altos standartes autoimpuestos, por tanto quedan excluídos del reino. Paulatinamente Jesús va ir evidenciando su inutilidad e ineficacia. Y ese sin sentido se plasmará en varios relatos con la clase religiosa, derrocando el paradigma socioreligioso de quienes son los salvos y de quienes pueden acceder a tal salvación.

Es pues, este evangelio quien nos muestra la universalidad del reino de Jesús y que también es para todos aquellos que no son parte del sistema religioso imperante y más aún que no participan socialmente de una aceptación; pero que también pueden comprender al Mesías y ejercer la fe salvadora.

 

Los excluídos del Reino

Avanzando en el evangelio hasta el Cap. 18, dos relatos llaman la atención: la sanidad del ciego a las puertas de Jericó y la visita a la casa de Zaqueo, he aquí los extremos de las clases sociales mostrarán claramente que Jesús, a través de su vida ha de relacionarse con este tipo de personas.

1.- El Ciego Mendicante: Tu fe te ha salvado.

El ciego, un mendicante de por vida recibe la vista sin dilación, he aquí dos aspectos fundamentales:

El ciego llama a Jesús como “Hijo de David”, un expresión propia para el reconocimiento del carácter mesiánico de Jesús. Denota una revelación especial para aquel ciego, le reconoce como el Mesías prometido ((2 Samuel 7:12-16). La genealogía de Lucas 3 muestra el linaje de Jesús, por un lado reafirma el carácter mesiánico y por otro lado, exalta a la gente de fe. Por ello, Jesús pregunta el deseo del corazón para ser cumplido y luego simplemente expresa públicamente la fe del ciego (revise y compare otras sanidades de ciegos en los evangelios para ver las diferencias). Pues la fe le ha salvado.

2.- El rico publicano: Ha llegado la salvación a tu casa.

Zaqueo no sólo era publicano, sino Jefe de ellos y en una ciudad grande e importante en cuanto al comercio. Relatos previos de Lucas habían mostrado la dificultad de los hombres ricos para dejar sus posesiones y acceder al reino. Jesús era admirado por muchos y sentido como maestro, más la comprensión cabal de su ministerio debía llegar a un solo destino: a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Zaqueo es un rechazado, un excluído del reino; aquel que es considerado un servidor del imperio romano que atosiga con impuestos a la nación judía. Un hombre extremadamente rico y calificado como un vende patria en términos de hoy.

Pero el corazón de Zaqueo es tocado. Aquello que no ha sucedido con la clase religiosa, ha sucedido milagrosamente en la vida íntima del publicano Zaqueo, la restitución que hace de los bienes defraudados y la generosidad demostrada al entregar la mitad de su fortuna a los pobres, es prueba de ello.

Hoy ha llegado la salvación a tu casa, en palabras de Jesús entrega una maravillosa noticia. Todos quedarán admirados por el cambio radical que ha experimentado este hombre.

Somos parte del reino cuando reconocemos, cuando nos ha sido revelado el mesías, cuando en propiedad podemos hablar de restitución.

Cuando decimos vivir como Jesús una frase muy común en los cristianos, significa también esto de compartir el reino entre los excluídos, de todas las clases sociales.

Una de las excusas más comunes de la sociedad frente a la iglesia, es esa barrera moral similar a la faraseica y saducea de los tiempos de Jesús. Es común ver que el cuidadano común ve a los religiosos como personas que se ponen en un nivel moral superior, se sienten indignos ante tales actitudes de acceder a las regocijantes noticias del reino.

Hoy como Iglesia podemos hacer mucho, es hora ya de cambiar los relatos y acercarnos sinceramente aquellos que hoy no gozan de escuchar las palabras de Jesús llenas de misericordia y capaces de leer el corazón humano para encontrar esa fe salvadora que se alberga en los recodos de la vida de aquellos excluídos del reino.

 

Pin It

Los Comentarios están Cerrados