Nuestra manera de vivir

El querido personaje Charlie Brown creado en el 1950, tiene entre sus características principales la gentileza, el sarcasmo, pero también la determinación de lograr sus objetivos aunque comunmente fracasa por su inseguridad.

Más de 15.000 historietas y Charlie jamás logró aprender a jugar beisbol, su deporte favorito.

Cuántas veces sentimos que fracasamos o no alcanzamos nuestros objetivos, falta algo que nos impulse más allá que el simple deseo o intentos vanos para lograr las metas que nos hemos propuesto o determinado.

Una de las cuestiones primordiales es tener acción de gracias. apóstol Pablo: “Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:16-18).  “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias (Filipenses 4:6). Esto significa que reconocemos el control de Dios en nuestra vida y en los elementos externos que nos rodean. Sabemos el plan de Dios para nuestro vida, por ello damos gracias en todo. Ello nos otorga seguridad y nos empodera como hijos de Él.

“Hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Filipenses 4:8). Este pasaje nos llama a centrarnos en lo santo y puro, es evidente que si estamos en la voluntad de Dios nuestros pensamientos estarán abocados a esta área.

Frente a los momentos difíciles, las pruebas, las situaciones negativas que podemos vivir es el apostol Santiago, quien nos alienta con las siguientes palabras: “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna” (Santiago 1:2-4).

Con los ojos en Cristo, “Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:12-13).

Mirar el futuro, es mirar el reino de Dios.

Tener seguridad es vivir en una constante acción de gracias con una vida santa y pura que pone los ojos en Cristo, en el reino primeramente porque está llena de gozo.

 

 

Pin It

Los Comentarios están Cerrados