Tres testimonios cristianos en la Dictadura de Pinochet

Tres testimonios de cristianos evangélicos que en el tiempo de la dictadura de Pinochet vivieron su martirio y también sus conversiones al Cristo Salvador.

El hombre del libro negro, el que rompió el silencio y el mirista cubierto de sangre.

biblia-manos4

El hombre del libro negro y su captor

Es probable que sea unos de los casos de hermanos evangélicos más conocidos, pero no por ello el testimonio deja de ser impactante. Este hombre fue arrestado por la Dina y llevado a sus calabozos, de contextura gruesa debido al boxeo deporte que practicaba paso innumerables días en los centros de detención.

Sus captadores le llamaban el hombre del libro negro, ya que cada día daba lectura a su Biblia, única compañera y consuelo en su celda. Dado el largo tiempo podía compartir la verdad bíblica con sus captores. Los días pasaban y la relación detenido-captor aumentaba en empatía, llegando a tener una amistad más cercana con este hombre del libro negro.

Pero un día, llega una orden inquisitoria. Los presos debían ser eliminados. La contrariedad, el sinsabor, el desánimo se apoderó de los rostros y de los pequeños espacios del comando. Los captores se miran unos a otros, es la hora de actuar.

Al hombre del libro del negro, le informan con rabia y pena la orden que deben ejecutar. Este hombre les consuela, “no se preocupen, hagan lo tengan que hacer, mi nación es más allá que esta vida terrena”. Este cristiano comprendía dos cosas: que su vida estaba en las manos de Cristo y que no podía esperar mucho de sus captores, desobedecer una orden de esa naturaleza para ellos sería traicionar al ejército y la patria.

El hombre del libro negro aquel día dejó este mundo, cual mártir entregado a su Señor.

El que rompió el silencio.

Años más tarde, uno de sus captores confesó en la Vicaría de la Solidaridad y sus testimonios fueron claves para aclarar muertos y desaparecidos, entre ellos, la muerte del evangélico del libro negro.

Demostrando que la verdad puede ser revelada y entregada a la justicia. El agente confeso posteriormente se convirtió al cristianismo y hoy es pastor fuera de nuestro país.

Su verdad rompió las murallas del silencio y la mentira, y un poco de verdad hizo que muchos chilenos supieran el destino de sus seres queridos y conocieran las atrocidades del sistema de la época.

 

Cubierto por la Sangre.

No se puede desconocer que en aquellos años, existía una fuerte acción de inteligencia también en la izquierda armada, muchos de sus miembros se refugiaron en las iglesias evangélicas de forma encubierta.

Asistían a los cultos, incluso mantenían cargos pero sin creer. Era el caso de este hombre, del Mir, asaltante de bancos de la época para recaudar fondos para su lucha armada contra el regimen.

Su doble vida le traería consecuencias, asaltaba los bancos en las mañanas y luego en la tarde asistía a la iglesia.

Pero un día, algo salió mal. Una hermana de la iglesia ese fin de semana le habría profetizado una situación peculiar y que sólo él podía saber. Una de las frases de la profecía de la hermana fue: ” serás cubierto por la sangre de Cristo, nada te pasará”. Un frío estremecedor recorrió su cuerpo, dió media vuelta y se retiró.

El asalto estaba planificado como siempre, en forma acusiosa y con la experiencia de la célula armada. Pero ese día algo salió mal, se produjo un tiroteo a la salida del banco y en el fuego cruzado cayeron algunos de sus compañeros, la sangre de uno de ellos le saltó en plena balacera. Logró huir, pero la sangre de su compañero, le cubría parte del rostro y sus ropas.

Aquel día, este hombre encontró a Cristo manchado de sangre en las bancas del templo al que asistía. Había sido cubierto por la sangre de la salvación y su vida cambió. Hoy sirve al Señor fervorosamente en una Iglesia Evangélica de Santiago.

Cuando Cristo llama encontramos la paz, la libertad, la salvación. No como el mundo la da. Nuestras luchas seculares, tienen una lucha mayor. Dad al César, lo que es del César y a Dios, lo que es de Dios.

El está a la puerta y llama. No guardes en tu corazón la verdad, compártela.

Hoy también es un día para la justicia en este mundo.

 

Pin It

726 thoughts on “Tres testimonios cristianos en la Dictadura de Pinochet


    Fatal error: Allowed memory size of 134217728 bytes exhausted (tried to allocate 788481 bytes) in /home/red/public_html/wp-includes/comment-template.php on line 2102