¿Votados, botados o vomitados?

Andrés Casanueva – pastor Anglicano

¿Será que parte del electorado nacional que engrosó los números de la altísima ehistórica abstención en las últimas elecciones se cansó de los políticos que consideran maquiavélicos? ¿o simplemente la modorra social es una reacción frente a la realidad de una sociedad que no importando quienes la dirigen sigue “avanzando” hacia no sé sabe dónde, pero se percibe no será algo mejor?

Y si bien la élite dirigente, la misma que detrás del telón de este teatro de luchas partidarias, sigue repartiéndose la torta y celebrando internamente, aunque mostrando caras externas tristes, y argumentan que la abstención es un fenómeno mundial.

Bueno, una de las características del pensar de acuerdo a las orientaciones dadas en el Príncipe, para alcanzar y mantener el poder, es no ser frío ni caliente, aunque el discurso o la imagen a presentar deben ser “profundo compromiso con las convicciones personales”. Ejemplos sobran, como el de la diputada que siendo dirigente estudiantil y representando la ideología de izquierda, juraba que jamás votaría por la actual presidenta, y luego la vimos en todos los canales haciendo campaña por ella; o el partido de “centro” que usa una sigla e imagen cristiana, pero que apoyó un golpe militar sanguinario y luego abjuró de ese pasado, y que aboga por la vida y derechos humanos pero muchos de sus parlamentarios apoyan el aborto que sigue siendo, a pesar del blanqueo comunicacional, asesinato; o aquellos partidos de derecha que definiéndose como populares usan y hasta explotan a obreros que votan por ellos para llenar sus propios bolsillos mezquinando mejoras salariares.

En estas elecciones muchos de los que representan esa realidad han sido botados por la ciudadanía, han sido vomitados. Claro que la mayoría del electorado se ha desentendido, dejando que las cosas simplemente pasen.

La situación política del país me hace reflexionar sobre nuestra situación ante Dios. Lo que veo sin embargo, es que no sólo los políticos van hacia donde calienta el sol y sus compromisos son temporales, sino gran parte de nuestra sociedad.

Jesús dijo que prefería a quienes lo aceptan con todo el corazón o le rechazan de plano, y no a los que toman posición intermedia; a éstos los vomita.

Dios no se desentiende de la realidad, y le aseguro que un día le llamará a cuentas ¿Cómo actúa usted cotidianamente frente a la vida?¿qué pasará cuando deba rendir cuentas de sus reales convicciones? Dependerá de usted, más allá de contar con una válida posición política, tener una firme posición frente a Dios. De eso penderá si Dios le acepta, rechaza o vomita.

Pin It

Los Comentarios están Cerrados